AIRE

LAS EMOCIONES TE HARÁN LIBRE

Descubre al elemento más versátil de los cinco reinos. ¿Qué labor desempeña cada uno?
¿Cómo viven? ¿Por qué son considerados como la especie más mística?
Acompáñame para descubrirlo.

Aelo, rey de Aire.
Ilustración realizada por @mari.art82

SOCIEDAD

Definir qué tipo de sociedad es Aire, es algo complicado, ya que las funciones y labores sociales entre hombre y mujer son las mismas, ambos sexos aportan el mismo peso para el buen funcionamiento del reino indistintamente teniendo cada miembro las mismas obligaciones y derechos. Sin embargo, a pesar de ello, los reinos de Tierra, Agua y Fuego, la consideran una sociedad patriarcal ya que el poseedor del don especial de este estado lo ostenta siempre un varón. En Aire no existe un núcleo familiar como tal, ni siquiera se reconoce la maternidad o paternidad, sino que es el propio grupo al completo el que asume la tutela y cuidado total de los nuevos integrantes, convirtiéndose todos ellos a la vez en: padre, madre, hermano e hijo. Por consiguiente, el concepto de herencia queda completamente fuera de lugar entre los habitantes de este reino.

MONARQUÍA ACTUAL

En la actualidad el cargo más alto de este reino lo ocupa Aelo quien es considerado por los suyos y por el resto de las razas como rey y dios de este elemento. Aelo, además de poder manipular los gases como el resto de los de su especie, es poseedor de la capacidad de manejar las emociones de los que están a su alrededor, pudiendo, por ejemplo, hacer que una persona que está enfadada se sienta feliz en cuestión de segundos. La posición del rey dentro de esta raza, no es especialmente destacada ya que su forma de vida es similar a la del resto de la población sin privilegios reseñables, aunque sí despunta como fuente de sabiduría a la que suelen acudir para pedir consejo o consultar problemas. Aelo, como sus antecesores antes que él, es considerado como un dios benevolente y bondadoso.

SUCESIÓN AL TRONO

Tal y como se resalta en el apartado de sociedad, en Aire no existen las herencias y este concepto también alcanza a lo que a la sucesión del trono respecta. La capacidad especial que posee el dios de Aire, no se trasfiere de padre a hijo tal y como ocurre en las otras tres razas, sino que nunca saben en qué individuo recaerá dicha cualidad y por consiguiente el anillo, símbolo de la monarquía de la raza, hasta que dicha criatura muestra predisposición a la materialización del don. Actualmente, aún no se conoce quién será el sucesor de Aelo.

PERSONALIDAD DE LA RAZA

Los habitantes de Aire son una sociedad que evita los conflictos de todo tipo, pero llegado el caso, no rehúye y se enfrenta a ellos con las armas que tiene a su alcance. Poseen un carácter condescendiente y jovial durante toda su existencia, haciendo que la visión de los problemas sea algo relativo, por lo que no tienden a preocuparse en demasía por nada concreto. Respetuosos con los demás y con su entorno, son capaces de adaptarse a cualquier imprevisto que les venga sin exponer queja alguna y viendo siempre el lado positivo de la situación. La trasmisión de calma, serenidad y despreocupación les convierte en compañeros ideales con los que cualquiera quisiera estar.

RASGOS FÍSICOS

Estas entrañables criaturas están dotadas de una belleza poco convencional. Armonizando a la perfección con su piel blanquecina, la gama de colores de su cabello abarca desde el blanco hasta el plateado, siendo este último, el singular color el que lucen también en sus ojos. En comparación con el resto de razas su anatomía es más bien menuda y fibrosa; su altura alcanza de media el metro setenta y cinco, variando muy pocos centímetros entre ambos sexos. Sus livianos cuerpos les permiten ser muy ágiles y veloces en la batalla, pero ante la disparidad de potencia física con respecto a sus homólogos de Tierra, Agua y Fuego, en conjunción con su carácter conciliador, hace que prefieran estar alejados de cualquier tipo de conflicto.

POBLACIÓN

El reino Aire, sin duda, es el más poblado de los cinco reinos. Aunque el primer puesto de nacimientos lo conserva Fuego, en el estado que estamos tratando, desaparecen los factores que hacen menguar la población de este. En un reino en el que convergen los cuatro elementos en perfecta armonía, la fertilidad de la tierra hace que no les escaseen los recursos, además, la baja, casi inexistente, mortalidad infantil y la impresionante longevidad de estos seres, ciento cincuenta años de media, hacen que el número de integrantes se mantenga prácticamente constante sin tener ninguna clase de restricción como sí ocurre en Fuego.

RELACIONES SENTIMENTALES

En contrapunto de lo que sucede en Fuego y en Agua, las relaciones sentimentales de estos seres son profundas y múltiples. Pueden mantener con varios individuos a la vez relaciones amorosas intensas y además de esto tener varias parejas sexuales al mismo tiempo, pero siempre con el conocimiento y la aceptación de todos ellos. La infalible capacidad de leer las emociones de los nacidos bajo este elemento y la viveza de sus sentimientos, harían que fuera imposible mantener cualquier clase de relación oculta.

REINO

Aire es el más basto de los cinco reinos a excepción del Edén. Como especie respetuosa que es, su dominio mantiene en mayor medida su naturaleza salvaje que los del resto. Aprovechan el propio medio natural para erigir sus asentamientos, procurando minimizar lo máximo posible la huella que su presencia pudiera dejar, lo que implica que no nos encontraremos grandes urbes y que las construcciones serán escasas y fabricadas con medios que la propia naturaleza les ofrece como la madera o el adobe. No existen los edificios públicos ni otras clases de construcciones para grandes multitudes, en su lugar, salen de las zonas boscosas donde suelen asentarse, para trasladarse puntualmente a otras de llanura sin demasiada vegetación que les permite celebrar esta clase de eventos multitudinarios. En el Edén, la sede principal de este elemento se encuentra en el Monte Washington, Nuevo Hampshire, en Estados Unidos, y por tanto es allí donde se ubica el único portal al reino por el que la entrada y salida no tiene repercusiones de impacto en el Edén.

¡MÁS INFORMACIÓN PRÓXIMAMENTE!

error: Contenido protegido. Los textos e imágenes tienen derechos de autor.